Publicado el Deja un comentario

¿La IA nos ayudará a hablar con las ballenas algún día?

¿Hablando con las ballenas? ¿En serio?En serio. Científicos de todo el mundo están recopilando datos para crear un modelo de lenguaje grande (LLM) de comunicación de las ballenas. El LLM sería la base para una IA que podría (en teoría) decirnos si una ballena está diciendo «¡Hola, amigo!» o «¡Por favor, déjame en paz !» o algo completamente distinto.Una breve descripción de cómo la IA aprende un nuevo idiomaHerramientas de IA generativa como Bard y ChatGPT utiliza LLM. En términos muy simplistas, los LLM “aprenden” qué palabras van juntas y en qué orden al digerir cantidades masivas de contenido en un idioma existente. Por ejemplo, «Te gusta el café con leche y dos azúcares», le enseña a un LLM que las palabras «café», «leche» y «azúcar» a menudo se usan juntas.En otras palabras, los LLM no aprenden un nuevo idioma enseñándoles reglas gramaticales. Tampoco aprenden un nuevo idioma sabiendo primero inglés y luego aprendiendo español asimilando una gran cantidad de contenido traducido.

¿Qué tiene esto que ver con la comunicación de las ballenas?Los científicos esperan que se pueda desarrollar un LLM para la comunicación de las ballenas.Los computadores también pueden procesar sonidos que son inaudibles para el oído humano. Dato curioso: los humanos pueden escuchar sonidos que oscilan entre 20 y 20.000 Hz, mientras que los delfines pueden detectar clics, chirridos y otros ruidos hasta 160.000 Hz.La inteligencia artificial también es mucho mejor a la hora de detectar matices. Escucha esta conversación entre cachalotes. Nuestros cerebros no son capaces de distinguir cuándo una ballena en vez de otra, pero (en teoría) una computadora podría entrenarse para «escuchar» diferentes voces.

Proyecto CETI y Proyecto Especies TerrestresDos importantes organizaciones sin fines de lucro están aplicando herramientas de inteligencia artificial a la comunicación animal: Project CETI (Cetacean Translation Initiative) y Proyecto de Especies Terrestres.El Proyecto CETI recibió financiación del Premio TED Audacious e incluye un equipo de expertos de todo el mundo. Actualmente, la organización se centra en la comunicación del cachalote. Están recopilando datos de comunicación de cachalotes en dominica. Como se mencionó anteriormente, se requieren una gran cantidad de datos para crear un LLM.Los científicos y conservacionistas del Earth Species Project están utilizando herramientas de inteligencia artificial para decodificar, etiquetar e incluso responder a una variedad de vocalizaciones animales, incluyendo ballenas beluga, chiff-chaffs, cuervos y jorobadas. ESP también es cofundador de la comunidad Internet entre especies.

¿Podremos los humanos hablar con las ballenas algún día?Desafortunadamente, no sabemos lo que no sabemos.Primero, está el problema del contexto. Los cantos de las ballenas se pueden escuchar a grandes distancias — hasta 6000 km/3700 millas. Saber quién dijo qué y bajo qué circunstancias puede ser fundamental para el significado subyacente.Por ejemplo, si le preguntas a alguien: «¿Cómo te sientes?» La respuesta «Maravilloso» significa una cosa cuando la dice un buzo que sale del océano y exactamente lo contrario cuando la dice alguien con secreción nasal acostado en la cama.Ecolocalización es otra variable. Todas las ballenas dentadas tienen un órgano llamado melón que utiliza el sonido para crear una visión 3D del mundo más allá de lo que pueden ver con sus ojos. Si la IA aprende que un determinado clic significa «comida», ¿cómo sabremos si una ballena que dice «comida» una y otra vez significa que el animal tiene hambre en lugar de dirigir su manada hacia una bola de cebo?Pros y contras de utilizar la IA para comunicarse con las ballenasSi los científicos desarrollan un LLM para la comunicación de las ballenas jorobadas, ¿entonces qué?Por un lado, tener una IA que pueda entender a las ballenas no significa que pueda traducir lo que sabe a un lenguaje humano. Como se mencionó anteriormente, las ballenas usan el sonido de una manera que nosotros no. Es posible que la IA pueda aprender a hablar con ballenas, pero no con nosotros.Todavía podríamos hacer uso de un programa informático que podría detectar conversaciones sobre ballenas, incluso si no sabemos lo que significan. Ya existe un programa de IA que puede detectar orcas enfermas o heridas ayudando a los conservacionistas en el Mar de Salish. Si una IA pudiera aprender los sonidos que hacen los cetáceos antes de un varamiento, se podrían desarrollar medidas preventivas. Como mínimo, la comunidad local tendría más tiempo para preparar y quizás rescatar a los animales. Un sistema similar ya está en vigor en las selvas tropicales del norte de Brasil. Utilizando dispositivos Android reciclados escondidos en árboles, la tecnología de inteligencia artificial de Google escucha el sonido de la tala ilegal, como motosierras o camiones madereros. Cuando se detecta actividad ilegal, se envía una alerta en tiempo real al Tembé rangers quienes pueden intervenir o denunciar a los madereros ante las autoridades.

Los choques de buques son una grave amenaza para muchas especies de ballenas y actualmente no se informan lo suficiente. Imagínate lo que sucedería si pudiéramos “escuchar” a una ballena o a sus compañeros de manada gritando después de una colisión. Aunque me rompe el corazón siquiera considerar cómo sonaría ese informe, los datos de grabación y ubicación podrían reforzar los esfuerzos para proteger a las ballenas y otros cetáceos. Si tuviéramos una IA que pudiera traducir completamente palabras o frases… el potencial es alucinante. Aprenderíamos mucho más sobre la vida de las ballenas, su comportamiento social y lo que sucede en las profundidades del océano. Personalmente, me encantaría escuchar una charla TED impartida por una ballena.Pero también existen algunas consecuencias potencialmente peligrosas de poder hablar con las ballenas.¿Qué pasa si la IA traduce mal? ¡La escena «Venimos en paz» de Mars Attacks! inmediatamente me viene a la mente.Los humanos pueden ser egoístas. Una vez que la tecnología esté disponible, ¿qué impedirá que una empresa pesquera comercial sin escrúpulos escuche a escondidas a las ballenas para encontrar zonas de pesca sin explotar?

Quizás deberíamos dejar en paz a las ballenas. Si todos los cuervos de mi vecindario quisieran charlar conmigo cada vez que salgo de casa, pasaría más tiempo adentro. Bromas aparte, los humanos ya han interferido bastante en la vida de las ballenas. Quizás no deberíamos asumir que querrían siquiera hablar con nosotros.

Salvar las ballenas

¿Alguna vez tendremos la capacidad de hablar con las ballenas? Sólo el tiempo dirá. Hasta entonces, una cosa es segura: las ballenas necesitan nuestro apoyo. Desempeñan un papel fundamental en nuestro ecosistema y muchos están en peligro crítico de extinción.

He tenido la suerte de bucear dos veces con ballenas jorobadas e incluso mirar una a los ojos. No intercambiamos palabras, pero me gusta pensar que nos reconocimos. Quizás algo como:YO: Guau. ¡Eres hermosa y sorprendente!BALLENA: ¡Eres pequeño pero muy ruidoso!Revelación completa: mis experiencias de buceo fueron accidentes afortunados. Estaba bajo el agua cuando las ballenas pasaron nadando. Pero si la idea de ver una ballena bajo el agua te da vida, mira estos artículos de donde nadar con ballenas escritos por PADI Divers.

Publicado el Deja un comentario

¿Por qué nos da miedo el mar?

Desde la hamaca, con los pies en la arena, ¿a quién no le va a gustar un baño en el mar? Pero claro, luego nos mentemos un poco, vamos hacia «lo hondo», dejamos de ver el fondo y… la cosa cambia. ¿Por qué nos da miedo el mar? 

 

El mar, vasto y enigmático, ha sido fuente de inspiración y miedo para la Humanidad a lo largo de la historia. Desde los primeros buceadores que desafiaron sus profundidades, hasta los avances tecnológicos que han revelado sus secretos, el océano sigue despertando emociones encontradas en las personas. 

El miedo al mar se llama talasofobia

¿Por qué nos da miedo el mar? 

El miedo al mar, conocido como talasofobia, es una fobia específica que puede manifestarse en diferentes grados. Puede originarse por diversas razones, como el temor a lo desconocido, el peligro que representa o, incluso, una experiencia traumática previa. La inmensidad y profundidad del océano, junto con sus criaturas desconocidas, contribuyen a aumentar esta ansiedad en algunas personas.

 

En tiempos remotos, los buceadores se aventuraron en las profundidades marinas con técnicas rudimentarias y equipos limitados, lo que añadía un aura de misterio a sus exploraciones. La necesidad de obtener alimentos o recuperar tesoros sumergidos llevó a estos valientes a descubrir el mundo submarino.

 

No obstante, la falta de conocimiento y medios tecnológicos adecuados también los expuso a grandes riesgos y desconocidos peligros. Lo que no hizo más que incrementar el misterio.

 

En la zona abisal, las condiciones son extremas y la presión es inmensa

Capas del océano

El océano se divide en diferentes capas o zonas, cada una con características específicas y una fauna única. A medida que se desciende en profundidad, las condiciones cambian drásticamente. Saber cuáles son puede calmar, un poco, ese miedo a lo desconocido.

  • Zona Epipelágica: Es la capa superior, donde la luz del sol penetra. Aquí es donde se encuentran la fauna más familiar, como peces tropicales, cangrejos, algas y corales.
  • Zona Mesopelágica: En esta capa, la luz solar apenas llega, y los animales suelen ser de pequeño tamaño y con adaptaciones para sobrevivir en la oscuridad.
  • Zona Batial: A mayores profundidades, se encuentran especies bioluminiscentes y depredadores marinos, como el calamar gigante.
  • Zona Abisal: Es la zona más profunda, donde las condiciones son extremas y la presión es inmensa. Aquí habitan criaturas extrañas y adaptadas a la falta de luz y presión.
Publicado el Deja un comentario

Los 12 lugares mejor valorados para aprender a bucear en el 2023

¿Estás listo para sumergirte y explorar el mundo submarino? Aprender a bucear es una experiencia emocionante y satisfactoria que abre un nuevo mundo de aventuras. Pero con tantos destinos para elegir, puede ser abrumador decidir por dónde empezar. Por eso hemos recopilado una lista de los 12 mejores lugares para aprender a bucear.

Independientemente que seas un completo principiante o un buzo experimentado, estos destinos ofrecen algo para todos. Entonces, toma tus aletas y prepárate para descubrir la belleza del mundo submarino en estos lugares impresionantes.

 

1. Bonaire

Bonaire se encuentra justo al norte de Venezuela en el sur del Caribe. Esta isla del Caribe holandés ha protegido sus recursos marinos durante más de 35 años. Debido a esto, la vida marina abunda con más de 470 especies de peces que se encuentran en las aguas de Bonaire. Famoso como uno de los mejores lugares para aprender a bucear en el Caribe, Bonaire alberga increíbles arrecifes de coral y naufragios. Debido a que los sitios de buceo de la isla están protegidos de las corrientes, este es uno de los principales destinos para obtener una nueva certificación. Los visitantes de Bonaire pueden elegir entre el buceo desde barco o desde la costa. La mayoría de los resorts tienen hermosos arrecifes cerca de la costa, pero aquellos que visiten los confines del Parque Nacional Marino de Bonaire querrán reservar algunos buceos en los barcos de la región.

 

2. Las Maldivas

Al salir del aeropuerto principal de Maldivas, verás más barcos que taxis. Eso es porque el país está formado por más de 1100 pequeñas islas de coral. Después de aterrizar en la capital, Malé, los visitantes suelen partir de inmediato en un barco con destino a una pequeña isla o atolón. Maldivas es una nación de baja altitud con playas de arena blanca de ensueño y excelentes arrecifes con abundante vida marina. Si estás buscando desconectarte del mundo hiperconectado y sumergirte en aguas tropicales tranquilas y claras, Maldivas es un lugar hermoso y relajante para aprender a bucear. ¿El único inconveniente? Las Maldivas pueden consentirte para siempre como uno de los mejores lugares del mundo para aprender a bucear.

3. Belice

Belice tiene el valor de la aventura de un hemisferio dentro de sus fronteras. Ubicado entre México y Guatemala, es sin duda el destino perfecto para la exploración, la relajación y el romance. Con más de 400 islas, playas de arena blanca, la barrera de coral intacta más larga del hemisferio occidental y 386 kilómetros/240 millas de costa, Belice es uno de los mejores lugares para obtener la certificación de buceo. Si bien el Blue Hole es el sitio de buceo más conocido de Belice, hay mucho más por descubrir. Las aguas son ricas, claras y cálidas, y ofrecen excelentes condiciones para los principiantes, así como emocionantes buceos para los buzos más avanzados. Además, la mayoría de los sitios de buceo están menos concurridos que otros lugares que ofrecen un estándar de buceo similar.

4. Egipto

Los aspirantes a buceadores tienen muchas opciones en Egipto. Muchos resorts en Hurghada tienen centros y ofrecen convenientes paquetes de buceo. En Dahab, numerosos sitios en tierra brindan la comodidad para bucear tanto como quieras, después de obtener la certificación (dentro de los límites de seguridad). Y aquellos que visiten Sharm el Sheikh pueden elegir entre alrededor de 30 sitios diferentes para explorar solo en excursiones de un día, incluidos algunos naufragios, paredes y arrecifes magníficos. Los arrecifes de Egipto están llenos de vida, corales brillantes y nubes de peces deslumbran con un caleidoscopio de color. Además, con maravillosas condiciones de calma y claridad, los arrecifes egipcios ofrecen las condiciones ideales para los nuevos buceadores, los entusiastas de la vida marina, los buceadores de naufragios o cualquier persona simplemente interesada en explorar los sistemas de arrecifes llenos de luz.

5. Las Islas Canarias

Para los viajeros con base en Europa, Canarias ofrece días soleados, agua cálida y clara. Si vives en otro lugar, las Islas Canarias son una respuesta intrigante a la pregunta «¿Dónde aprendiste a bucear?» Espera una visibilidad de 30 m/100 pies y temperaturas ideales del agua porque la Corriente del Golfo mantiene la temperatura del agua alrededor de 17-18 °C/63-64 °F durante todo el año. Las Islas Canarias son uno de los mejores lugares para aprender a bucear en Europa y un gran lugar para observar especies más grandes como los tiburones ángel y las rayas. Hay cinco especies comunes de rayas (común, redonda, eléctrica jaspeada, águila y mariposa) y visitas ocasionales de rayas toro, mantarrayas y rayas.

 

6. México

Sin duda, hay una razón por la que México siempre aparece en las listas de los mejores lugares para aprender a bucear. Si tus sueños de buceo incluyen bancos de peces de colores y una fiesta en la playa, anda al lado caribeño de México. Si estás buscando algo más grande, como una mantarraya o un león marino amistoso, anda un rumbo hacia el lado del Pacífico. ¿No puedes decidirte? ¡Entonces visita ambos! Tu certificación PADI es un pasaporte a una aventura submarina sin fin. Las dos costas de México están listas para la exploración, desde vastos bosques de algas marinas en el Pacífico hasta arrecifes y restos de naufragios en el Caribe. Mientras tanto, los cenotes prístinos esperan tierra adentro. La vida marina de México lo tiene todo, desde magníficos peces de arrecife hasta grandes tiburones blancos. Hay tanto que ver y explorar que nunca te aburrirás.

8. Australia

Con 2.250 km/1.400 millas de largo, la Gran Barrera de Coral es probablemente el destino de buceo más famoso del planeta — entonces, ¿Qué mejor lugar para comenzar? Con alrededor de 3000 arrecifes de coral y 600 islas, ciertamente no hay escasez de sitios para aprender nuevas habilidades mientras estás rodeado de criaturas grandes y pequeñas — desde tortugas y peces ballesta hasta dugongos y delfines. En otros lugares, Ningaloo Reef (Australia Occidental) es un punto de acceso para los tiburones ballena, mientras que el sur de Australia es el lugar ideal para los dragones de mar frondosos. Si prefieres una escapada a la ciudad, el buceo en tierra en Sídney le acerca el mundo submarino al alcance de la mano para comer, ir de compras y disfrutar de la vida nocturna.

9. Indonesia

En el corazón del triángulo de coral, las 17.508 islas de Indonesia ofrecen una biodiversidad como en ningún otro lugar del mundo. Bali atiende particularmente bien a los principiantes, con algunos de los mejores lugares para bucear en la costa del mundo y el naufragio del USAT Liberty que comienza a solo 16 pies/5 m de profundidad; también busque mola mola. Lembeh Straits ofrece una introducción perfecta a lo extraño y maravilloso del océano: pulpos imitadores, caballitos de mar pigmeos, peces sapo, camarones mantis, gusanos bobbit y anguilas cinta, ¡por nombrar solo algunos! Y, una vez certificadas, estas aguas ofrecen excelentes oportunidades para mejorar aún más sus habilidades de buceo, desde fotografía submarina hasta buceo nocturno.

10. Tailandia

La ‘Tierra de las Sonrisas’ es uno de los principales destinos turísticos del mundo, especialmente entre los mochileros y los que cuidan su presupuesto. Las vibraciones relajadas, las playas protegidas y los arrecifes poco profundos también hacen de Tailandia uno de los mejores lugares para bucear para principiantes. Frente a la costa este, islas como Koh Phangan y Koh Tao son famosas por los avistamientos de tortugas e incluso tiburones ballena. Al oeste, el mar de Andamán es un popular destino de vida a bordo, mientras que Phuket y Krabi albergan cientos de flora y fauna tropicales, como rayas, sepias, serpientes marinas y tiburones leopardo.

11. Filipinas

Filipinas es realmente uno de los mejores lugares para aprender a bucear debido a su diversa y abundante vida marina, así como a sus impresionantes paisajes submarinos. El país tiene más de 7000 islas, que ofrecen una amplia gama de sitios de buceo que se adaptan a todos los niveles de habilidad. Ya sea que estés interesado en el buceo en pecios, el buceo en paredes o el buceo en arrecifes, Filipinas lo tiene cubierto. No solo eso, sino que Filipinas también alberga una variedad de especies marinas raras y únicas, como tiburones zorro, tiburones ballena, dugongos y nudibranquios vibrantes. Con aguas cristalinas, la visibilidad en las aguas filipinas es excepcional, brindando excelentes oportunidades para la fotografía submarina.

Además, la cálida hospitalidad del pueblo filipino, la deliciosa cocina y las impresionantes playas hacen de Filipinas un gran destino para bucear y explorar la belleza del mundo submarino.

12. Costa Rica

Si estás buscando convertirte en un entusiasta del buceo, te encantará saber que Costa Rica es uno de los mejores lugares para bucear en el mundo. Este impresionante país cuenta con una vida marina diversa y próspera, lo que lo convierte en un destino ideal para los exploradores submarinos. Una de las mejores cosas de Costa Rica es que tiene dos costas, la del Pacífico y la del Caribe, cada una de las cuales ofrece experiencias de buceo únicas y emocionantes.

La costa del Pacífico alberga vibrantes arrecifes de coral, formaciones rocosas submarinas y formaciones volcánicas que atraen una gran cantidad de vida marina, incluidos tiburones, mantarrayas y tortugas marinas. Mientras tanto, la costa del Caribe alberga una gran variedad de peces tropicales, como peces loro, barracudas y morenas.

Con temperaturas del agua que oscilan entre 26 y 30 °C (79 y 86 °F), los buzos pueden disfrutar de un buceo cálido y cómodo durante todo el año. Las exuberantes selvas tropicales costeras y la abundante vida silvestre en tierra hacen que la aventura en la superficie sea fantástica, lo que agrega otra capa de emoción a su viaje. En resumen, la impresionante belleza natural, la diversa vida marina y las cálidas aguas de Costa Rica lo convierten en un excelente destino para que los buceadores mejoren sus habilidades.

Publicado el Deja un comentario

Buzos aficionados retiraron casi dos toneladas de residuos del mar en Bueu

Concienciar sobre el grave problema que suponen los residuos plásticos en el mar. Con ese propósito nacía en el 2022 el proyecto PlasticNONs, que impulsa el Club de Buceo Ons, de Bueu. Se trata de una entidad sin ánimo de lucro fundada en el 2006 para fomentar la práctica del submarinismo y la divulgación de los fondos del Parque Nacional Illas Atlánticas y de la ría de Pontevedra.

¿En qué consiste PlasticNONs? En la retirada del mar y del lecho marino de residuos plásticos y en la grabación del lugar donde fueron localizados para elaborar después un mapa de residuos. El presidente del Club de Buceo Ons, Gonzalo Pérez Barreiro, explica que aunque las salidas desde el mar y desde tierra se iban a hacer entre el 2022 y el 2023, al final se concentraron todas en este año. La iniciativa se cerrará en diciembre, pero el colectivo avanza ya algunos datos. Hasta el momento se han realizado 47 salidas con la participación de 320 buceadores —muchos de ellos repitieron experiencia, de ahí esa cifra tan alta—. Entre esos buzos se encuentran miembros del club, ya formados y con titulación, y colaboradores de otras agrupaciones. La mayor de parte de esas salidas fueron solo de buceadores, aunque también hubo varias con colegios que se completaron con la limpieza de una playa. Como ocurrió el pasado sábado en el arenal de Pescadoira, en Bueu, con alumnos del Sagrado Corazón de Placeres.

En cuanto a los residuos, Gonzalo Pérez estima que se han retirado entre 1.800 y 1.900 kilos en las salidas con embarcación y en playas. En esas casi dos toneladas de basura recuperada del mar el grueso corresponde a artes de pesca (nasas y aparejos) y a neumáticos. «La idea inicial era reciclar todo ese material, pero se trata de residuos que están contaminados por seres vivos adheridos y el reciclaje es casi imposible. Por ello, lo que hacemos es llevarlo al contenedor marino del muelle de Bueu o al punto limpio», señala el presidente del club. La mayor parte de los puntos de buceo están en Ons y en Bueu. En muchos de ellos los buceadores no encontraron restos, pero sí tienen localizados tres o cuatro puntos negros. Uno de ellos es la playa de Pescadoira, donde han estado cuatro veces. «Ahí hay mucho y no es material nuevo, sino que está en los fondos. En Ons están bastante limpios, salvo en la zona cercana a los fondeos», apuntan desde el club.

 

Junto a esta parte más profesional, el proyecto PlasticNONs, que se financia con fondos europeos del Parque Nacional, tiene otra más didáctica en colaboración con centros escolares. En este caso las salidas compartidas se completan con charlas divulgativas y la posibilidad de realizar bautismos de buceo en niños mayores de 8 años —edad mínima legal para bucear en España—. «Les explicamos lo que es la contaminación por plásticos y su impacto, mostrando imágenes y vídeos de la realidad. Muchos de los alumnos sí están al tanto de la dimensión del problema medioambiental y les sorprende que en algunas zonas no haya nada y en otras sí. A veces la contaminación está vinculada a la presión pesquera», recalcan.

Publicado el Deja un comentario

Los 10 principales beneficios para la salud del snorkel

El snorkel es una de las formas más divertidas de ver la belleza del mundo submarino sin tener que salir de la superficie del agua. Es una actividad básica para aquellos que van de vacaciones a escapadas a la isla, y créalo o no, ¡es una excelente manera de mantenerse saludable y en forma!

Mejora la respiración: el snorkel aumenta el consumo máximo de oxígeno, un buen indicador de la aptitud aeróbica. Respirar a través de un tubo implica cierta resistencia y requiere un mayor esfuerzo que la respiración libre. Los buceadores regulan la inhalación y la exhalación de manera uniforme a través de la boca, participando efectivamente en un ejercicio de respiración.

Estado físico general: el snorkel es un pasatiempo recreativo que puede ayudarlo a motivarse, tonificarse y adelgazarse. Trabaja cuádriceps, isquiotibiales, pantorrillas, tobillos, flexores de cadera, núcleo y hombros. El snorkel en sí mismo mejora la fuerza y ​​la resistencia en general, reduce el estrés y quema alrededor de 300 calorías por hora.

Salud cardiovascular: el snorkel también es bueno para el corazón, ya que aumenta la frecuencia cardíaca y fortalece el músculo cardíaco. Una mejor condición física cardiovascular ayuda a disminuir el riesgo de ciertos problemas de salud, como enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, colesterol alto y presión arterial alta. El snorkel también lo ayuda a desarrollar una mayor capacidad pulmonar cuando se ve obligado a contener la respiración bajo el agua durante períodos prolongados de tiempo.

Más beneficios para la salud del snorkel

Movilidad articular: como cualquier ejercicio a base de agua, el snorkel tiene el beneficio adicional de proporcionar un ejercicio saludable a las personas con problemas de dolor, rigidez o obesidad en las articulaciones. Hacer ejercicio en el agua reduce las fuerzas de impacto generalmente asociadas con otros ejercicios cardiovasculares como caminar y trotar. 

Si tiene problemas para hacer ejercicio debido a las restricciones de movimiento, considere el snorkel como un medio para poner en marcha su programa de ejercicios. Una vez que recupere algo de movilidad, puede pasar a otros ejercicios o aumentar la frecuencia y la intensidad de su entrenamiento de snorkel .

Salud mental: el ejercicio, incluido el snorkel , puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad, según la Clínica Mayo. La respiración bucal controlada requerida por los buceadores es similar a muchas de las técnicas de respiración meditativa que buscan relajar y calmar el cuerpo. Bucear con esnórquel regularmente puede ayudarlo a sentirse más tranquilo y a gusto a través de la simple relajación.

Supere los factores de riesgo:  el snorkel es excelente para superar el miedo a bucear. Dado que no tiene que profundizar y puede ponerse de pie en cualquier momento, es una excelente introducción a cómo se siente usar una máscara y respirar por la nariz. Si en algún momento te sientes claustrofóbico, ¡levántate!

Mejor estado de ánimo: como todo ejercicio cardiovascular, se ha demostrado que el snorkel libera endorfinas que elevan el estado de ánimo. Los buceadores deben practicar la respiración controlada a un ritmo similar al que se usa en muchas formas de meditación, lo que puede calmar el cuerpo y promover la relajación general.

Además

Perfeccionamiento del rendimiento: el uso de un snorkel mientras se entrena o aprende un deporte acuático puede generar mejoras dramáticas en poco tiempo. Los snorkeles montados en la parte delantera permiten al nadador practicar la posición del cuerpo y los brazos en el agua sin preocuparse por girar o levantar la cabeza para respirar. 

Los triatletas usan el snorkel montado en la parte delantera mientras se ejercitan en la piscina con ejercicios de estilo libre como cambio de patada lateral y remo. La capacidad de moverse a través del agua y respirar durante un ejercicio sin problemas puede desarrollar la fuerza de los pulmones y las piernas en un nadador.

No es duro para el cuerpo: la flotabilidad del agua alivia el dolor y la rigidez de las articulaciones, lo que facilita los entrenamientos para mejorar la flexibilidad y la resistencia. 

La Clínica de Salud Wolters Kluwer recomienda nadar a las personas con artritis reumatoide y esponditis anquilosante, afecciones que causan inflamación, movilidad limitada y problemas en los hombros y el cuello. 

El uso de un snorkel y una máscara permite a las personas que padecen artritis limitar los movimientos dolorosos del cuello para que puedan seguir una rutina de ejercicios.

Te conecta con la naturaleza: el snorkel te permite encontrarte con las criaturas más coloridas de la tierra. Observar su hábitat natural y observar su comportamiento puede ser de gran ayuda para los pacientes que sufren trastornos de ansiedad y TDAH.

Publicado el Deja un comentario

El enigma del pozo sin fondo: nadie puede explicar su origen

Con la cantidad de documentación, tecnologías y conocimientos que disponemos actualmente, aún cuesta creer que en pleno siglo XXI existan construcciones misteriosas sobre las que absolutamente nada se sabe

Una larga historia

Si bien los romanos ya lo encontraron hecho, fueron los primeros en documentar la existencia del pozo sin fondo y en crear una civilización a su alrededor. Aunque no se supiera el nacimiento de aquella gran cantidad de agua, los habitantes de Tonnerre la usaron durante siglos en su día a día.

Sin embargo, esta civilización no fue la única que la encontró. Durante siglos, los celtas consideraron que el pozo sin fondo era una fuente de agua sagrada y después los franceses lo usaron como una piscina pública. Resulta casi impensable que a día de hoy todavía nadie ha conseguido averiguar de dónde viene el agua.

Todos los intentos de bucear entre los estrechos pasadizos del pozo fracasaron, incluso tres buceadores murieron en el intento de llegar al final del manantial, dos de ellos en el año 1974 mientras que un tercero en el año 1996.

Los esfuerzos por conseguir descubrir su origen han hecho que incluso la comuna pague a un buceador para que se sumerja en sus aguas hasta llegar al origen, una misión muy peligrosa. De hecho, hasta la fecha no la han completado ni los buzos más expertos.

Aunque los habitantes todavía no hayan conseguido descifrar la incógnita, el manantial se convirtió en un punto de interés que atrae a miles de turistas.

Sin embargo, el peligro y el riesgo que supone que un buceador intente sumergirse en sus aguas ha hecho que, por ahora, se suspendan los intentos de descubrir su misterioso origen.

Publicado el Deja un comentario

¿Qué le pasaría a tu cuerpo si tratas de sumergirte hasta el Titanic?

¿Si el sumergible Titán está a más de 3.800 metros de profundidad, donde reposan los restos del Titanic, por qué los buzos no pueden bajar a rescatarlo? En esta nota te contamos lo que pasaría si se hace ese intento

Los rescatistas enviaron el miércoles más barcos y otras naves al lugar donde desapareció el sumergible Titán en su camino hacia los restos del Titanic, con la esperanza de que los sonidos submarinos que detectaron por segundo día consecutivo ayuden a reducir el área de búsqueda en una misión cada vez mas urgente.

Las cuadrillas se concentran en un área del doble del tamaño de Connecticut en aguas con 4 kilómetros de profundidad, informó el capitán Jamie Frederick, del Primer Distrito de la Guardia Costera de Estados Unidos. Las autoridades aún tienen la esperanza de rescatar con vida a los cinco pasajeros del Titán.

“Esta es 100% una misión de búsqueda y rescate”, dijo Frederick. “Seguiremos poniendo todos los activos disponibles que tenemos para encontrar al Titán ya los miembros de la tripulación”.

Pero aquellos incluso que expresaron un poco de optimismo advirtieron que aún hay muchos obstáculos por delante: Desde encontrar la ubicación del sumergible, hasta alcanzarlo con un equipo de rescate y traerlo a la superficie, asumiendo que no haya sufrido daños, y todo eso antes de que se agote el suministro de oxígeno para los pasajeros, lo cual algunos han estimado que puede ser a partir del jueves por la mañana.

El Titán es capaz de alcanzar los 4.000 metros de profundidad, mientras los restos del Titanic reposan a 3.821 metros. A esas profundidades el ser humano solo es capaz de llegar en submarinos o sumergibles como el de la empresa OceanGate, que ofrece el tour por 250.000 dólares.

¿Qué pasa si un buzo quiere llegar al Titanic?

El Titán, desaparecido el domingo, podría estar en la superficie del océano Atlántico, o en el fondo del mar. En este punto, National Geographic se hizo una pregunta válida: ¿Por qué no pueden bajar equipos de buzos para tratar de encontrar el sumergible? La respuesta es sobrecogedora: Si una persona decidiese descender hasta esos 3.821 metros, moriría antes de recorrer una décima parte del descenso.

National Geographic explica que al sumergimos en el agua y comenzar a bajar, lo primero que notaremos es una diferencia de presión en los oídos. Ello a partir de los 5 metros. El dolor en el oído puede ser neutralizado si nos tapamos la boca y la nariz y tratamos de expulsar el aire.

Para seguir bajando, se requiere estar provisto de un equipo de buceo. De acuerdo con National Geographic, el buceo recreativo más básico se practica hasta a 18 metros de profundidad, pero puede llegar hasta 40 metros con el nivel adecuado. Este buceo requiere de entrenamiento, ya que los gases que respiramos también se comportan diferente a una mayor presión.

A partir de los 30 metros de profundidad, comienza un proceso denominado narcosis de nitrógeno, indica National Geographic.

“Al respirar aire comprimido, la cantidad total de aire que acumulan los tejidos aumenta. Esto provoca cambios en el delicado equilibrio que tenemos en nuestro interior e interfiere con los procesos metabólicos normales, especialmente en nuestro órgano más complejo: el cerebro. Según la conocida como Ley de los Martinis, una vez que se desciende 20 metros, cada 10 metros de profundidad extra el cuerpo sufre una intoxicación similar al consumo de un Martini”, precisa la revista.

Según se va descendiendo, se empiezan a tomar malas decisiones, pasamos al estado de euforia, hay dolor de cabeza, desorientación e incluso pérdida de conciencia, algo que a esas profundidades puede significar la muerte. “La pérdida de conciencia suele producirse a partir de los 90 metros, por lo que todavía quedarían 3.730 metros hasta el Titanic”.

Pero antes de llegar a ese punto, se pueden evitar esos efectos si se usan otros gases en las botellas de buceo, pero ello tiene su lado malo, pues el propio oxígeno se vuelve tóxico, advierte National Geographic.

A los 60 metros, el aire que se respira de la botella es 7 veces más denso que el de la superficie, por eso el aire comienza a volverse tóxico. Los buzos pueden seguir descendiendo porque utilizan mezclas de gases especiales y meticulosamente estudiadas.

A profundidades mayores de entre 120 y 180 metros se puede producir un síndrome neurológico por alta presión, que causa problemas neurológicos similares a las intoxicaciones anteriores, y la consecuencia más grave sería la muerte.

En este punto, nos quedamos en 180 metros. Pero para seguir adelante, National Geographic recuerda que hay un récords mundiales de inmersión real y simulada.

El récord de buceo con botella es de Ahmed Gabr, un exmilitar egipcio que, en el 2014, descendió a una profundidad de 332,35 metros en 12 minutos. Tras esto, necesitó más de 15 horas en volver a subir.

En el campo del buceo técnico, el récord lo tiene un equipo de la empresa COMEX, que en 1988 reparó una tubería a 534 metros de profundidad.

En 1992, la empresa COMEX comenzó el proyecto Hydra X, donde utilizaron una cámara hiperbárica fuera del agua para simular la presión a 701 metros, donde el buzo simulado pudo probar nuevas mezclas de gases. El experimento marcó el récord mundial de buceo simulado. Si esta prueba exitosa se traslada al mar, todavía quedarían más de 3.000 metros hasta llegar al Titanic.

No hay más. Lo que sigue para el ser humano es apelar a los submarinos o a los sumergibles como el Titán para llegar hasta el Titanic. La estructura de estos aparatos soporta la presión de la columna de agua, por lo que en su interior el aire se encuentra a presión atmosférica y se puede respirar con normalidad.

Con uno de estos submarinos, el Deepsea Challenger, que fue construido en colaboración con National Geographicel director de cine James Cameron llegó en el 2012 al fondo de la fosa de las Marianas, a 10.898,4 metros de profundidad, toda una hazaña.

Publicado el Deja un comentario

Historia del buceo

Al estudiar la historia del buceo, vemos que el hombre siempre ha querido adentrarse en las profundidades del océano, para adentrarse en lo desconocido así como para explotar las riquezas del mar.

Desde Aqua Sport queremos fomentar el buceo en todos sus ámbitos de modo que en el artículo de hoy hablaremos sobre la historia del buceo y las diferentes mejoras técnicas que nos han llevado hasta el equipo autónomo de buceo.

En la Antigüedad

En primer lugar, las referencias históricas más antiguas con relación al buceo las podemos encontrar en diferentes ornamentos hallados en Egipto y Asia menor en la que aparecen buceadores a pulmón. Estos objetos están datados entre los años 4500 y 1500 a.C.

Homero describe en su obra “Historia de la guerra del Peloponeso” en el 460 a.C. cómo, durante el asedio a Siracusa, los griegos usaban buceadores para eliminar las defensas subacuáticas colocadas por sus enemigos para impedir la llegada de las naves griegas a sus costas.

Siglos XVI y XVII

En 1535, Guilineo de Loreno desarrolló la primera campana húmeda de inmersión. La idea era simple pero eficaz. La campana se sumergía en el agua quedando el aire atrapado en su interior. El buceador la utilizaba como “base de operaciones”. La idea consistía en tomar una bocanada de aire antes de sumergirse; cuando se iba quedando sin aire, regresaba a ésta para tomar aire de nuevo y continuar con la inmersión sin tener que regresar a la superficie.

Las campanas húmedas fueron utilizadas durante los siglos XVI y el XVII. Poco a poco fueron mejorando al ser fabricadas con otros materiales como el vidrio, el cual permitía una mejor observación del fondo marino. Sin embargo, el principal inconveniente de este sistema era que la inmersión dependía mayoritariamente de la capacidad pulmonar del buceador. Además, a día de hoy sabemos que es necesario renovar el aire, y con la campana húmeda no se podía hacer.

En 1690, Edmond Halley (descubridor del cometa que lleva su nombre) logró llevar aire desde la superficie hasta el fondo marino a través de unos tubos conectados a unos barriles.

En 1689, Denis Papin diseñó un sistema mediante el cual podría bombearse aire desde la superficie hasta la campana sumergida, por lo tanto, se podía aumentar de forma significativa el tiempo de fondo. Sin embargo, tuvieron que pasar casi cien años hasta que pudo materializarse el diseño de Papin.

Siglo XVIII

En 1715, John Lethbridge construyó el primer “traje” de buceo cerrado. Este consistía en un cilindro de dimensiones superiores a las de un hombre que poseía una escotilla de cristal que permitía visualizar el exterior. Además, el cilindro presentaba dos orificios por los que el buceador introducía los brazos para así poder manipular su entorno. Después de introducirse el buceador en el cilindro, éste se sellaba quedando aire atrapado en su interior. El suministro de aire quedaba limitado a la cantidad que permanecía dentro del traje.

La idea de Denis Papin fue llevada a la práctica en 1788 por John Smeaton, quien construyó una campana que recibía aire fresco de la superficie. Esto sentó las bases para la creación posterior del equipo autónomo de buceo.

Primera mitad del siglo XIX

En torno al año 1825 se produce una bifurcación en cuanto al desarrollo del equipo de buceo:

  • Por un lado, se desarrollaron equipos conectados a la superficie mediante un tubo. Estos serían los precursores del equipo umbilical moderno utilizado por los buceadores profesionales que bombea aire desde la superficie hasta la escafandra del buceador.
  • Por otro lado, se apostó por comprimir el aire en tanques que los buceadores transportaban bajo en agua. Por lo tanto, se inció el camino a la creación del equipo autónomo de buceo. William James fue el hombre que inventó un equipo en el que se podía almacenar aire a 30 atmósferas de presión. Aunque la idea tuvo buena acogida, no disponemos de datos que demuestren el uso de dicho equipo.

En 1819, Augusto Siebe, un alemán que emigró a Inglaterra, inventó el primer casco cerrado de buceo, creando así la primera escafandra de buceo. Se basó en los mismos principios que la campana, y fue patentado en el año 1837.

En 1832, Condert diseñó y construyó el primer equipo de buceo autónomo funcional. Su principal inconveniente era el breve tiempo de fondo del que se disponía, ya que la entrada de aire a la escafandra se llevaba a cabo mediante una válvula de flujo continuo. Además, el tanque tenía una baja presión, lo que imposibilitaba bucear a mucha profundidad.

Segunda mitad del siglo XX

El 1863, Cato McKeen solventó algunos de los problemas anteriores con su nuevo equipo de buceo. Utilizó un tanque de bronce y pudo añadirle presión. Sin embargo, seguía teniendo problemas durante el suministro de aire ya que, al igual que en el modelo de Condert, este era suministrado por una válvula de flujo continuo. El aire exhalado era expulsado al exterior mediante un tubo situado en la parte superior del traje. El traje de Cato fue el primero en incluir un dispositivo de flotabilidad, es decir, fue el precursor del jacket, ya que tenía un funcionamiento similar a éste (al introducir aire en el traje mediante una válvula, éste ascendía).

En 1898, Luis Boután diseñó un equipo autónomo compuesto por un casco de cobre que recibía aire de un recipiente de acero a presión capaz de soportar 200 bares, al igual que las botellas actuales.

Siglo XX

En 1918, el japonés Ohgushi mejoró el equipo autónomo de buceo sentando las bases de la actual segunda etapa de los reguladores.

En su diseño, el aire era almacenado en uno o dos tanques de 150 bares de presión que eran transportados en la espalda del buceador. Mediante una válvula de regulación manual el aire era inyectado en un saco flexible, donde la presión variaba desde los 150 bares a la presión ambiental (lo mismo ocurre en las segundas etapas actuales). Desde ahí, el aire se enviaba hasta la máscara a través de un tubo con una válvula de retención. El tubo tenía un extremo fijo y otro móvil (este último se sujetaba entre los dientes), por lo que, para poder respirar, el buceador debía cerrar la boca e inhalar por la nariz; para exhalar, era necesario soplar por el tubo de la boca. A pesar de ser un equipo muy rudimentario, existen registros de inmersiones de hasta 80 metros de profundidad con este equipo.

Como ves, al estudiar la historia del buceo podemos ver cómo han evolucionado los equipos de buceo; además, éstos siguen mejorando poco a poco para poder seguir permitiéndonos llegar hasta los lugares más recónditos.